Connect with us

Opinión

Velen y estén preparados; Eugenio Lira Rugarcía, Obispo de Matamoros

Published

on

Velen y estén preparados  (cf. Mt  24,37-44)

I Domingo de Adviento, ciclo A

A todos nos gusta sentir que avanzamos. Que vamos siendo cada vez mejores personas, mejores esposos, mejores papás, mejores hijos, mejores hermanos, mejores cristianos, mejores ciudadanos y los mejores en lo que hacemos. Y Dios, que nos ha creado y nos ama, nos ayuda regalándonos un nuevo año litúrgico para que, acompañando a Jesús en los momentos más importantes de su vida terrena, experimentemos su amor que nos salva y aprendamos de él a dejarnos guiar por el Espíritu Santo, que es el Amor, para alcanzar el verdadero éxito: vivir como hijos suyos.

Precisamente hoy iniciamos  este camino con el Adviento, que significa “llegada”, porque nos prepara a celebrar el nacimiento de Jesús, el Salvador que viene cada día a echarnos la mano a través de su Palabra, de la Eucaristía, de la Liturgia, de la oración y del prójimo, y que volverá al final de los tiempos para llevarnos al Padre, en quien seremos felices por siempre[1].

Esta certeza, como dice el Papa, nos hace mirar al futuro con confianza[2]. Nos despierta del egoísmo que nos atrapa en un presente desenfrenado y sin futuro[3], y abre nuestros ojos a Dios para que, como dice san Gregorio, observando en nuestra conducta aquello que creemos[4], avancemos hacia la meta, permaneciendo atentos a Dios y a sus mensajes y regalos, y manteniéndonos atentos al prójimo y sus necesidades.

¿Lo hago? ¿Descubro las maravillas que Dios hace en la historia y en mi vida? ¿Dejo que me eche la mano para mejorar y salir adelante, amando y haciendo el bien? ¿Estoy atento a mi familia, a mis vecinos, a mis compañeros y a los que me rodean, especialmente a los más necesitados? ¿Hago algo para que su vida sea mejor?

¡Despertemos! Porque como advierte san Agustín refiriéndose al retorno de Jesús: “aquel día encontrará desprevenido a todo aquel a quien el último día de su vida le haya encontrado desprevenido”[5]. “Pues la vida es tan corta –dice Calderón de la Barca– … y… ha de devolverse a su dueño, / atrevámonos a todo” [6]. Atrevámonos a vivir como hijos de Dios, ayudándonos unos a otros a estar preparados para el encuentro definitivo con él[7].


[1] Cf. 1ª  Lectura: Is 2,1-5.

[2] Cf. Ángelus, 1 de diciembre 2019.

[3] Cf. 2ª Lectura: Rm 13,11-14.

[4] Cf. Homiliae in Evangelia, 13.

[5] Epístola 80.

[6] La Vida es sueño, Jornada Tercera, 170-185.

[7] Cf. Sal 121.

Espectáculos

El Confesionario: 45 años de Ritmo Peligroso, de las bandas más importantes del rock en México

Published

on

By

Por: Ray Zubiri

En una charla desde Miami, Florida, con Piro Pendás (Porfirio Pendás Kouri, La Habana, Cuba, 66 años), músico, cantante, compositor y productor, líder de la banda mexicana de rock Ritmo Peligroso –la cual, dicho sea de paso, está de manteles largos por su aniversario número 45 en la escena musical–, aproveché para preguntarle algunos temas con fines didácticos musicales.

Fue a los 20 años de edad cuando Piro forma la primera agrupación de punk mexicano y una de las pioneras del género en América Latina, que en sus inicios se llamaba Dangeros Rhythm, con la cual comienza a cantar y a componer canciones que difundía a través conciertos, en los llamados hoyos fonkys, lugares clandestinos como sótanos y bodegas en donde los grupos interpretaban su música, su primer tocada fue en 1978 en el hoyo de Paco Gruexxo, en Tlatelolco.

En búsqueda de darle identidad al rock mexicano, el nombre de la banda transito al español, ya como Ritmo Peligroso, enfocado en ritmos latinos, y de ahí surgen canciones como Marielito, Déjala tranquila, Jugando chueco (en coautoría con Carlos Warman), La guerra acaba, Matacandela (escrita en colaboración con Avi Michael Jamgotchian, Eduardo Ávila, Jorge Arce y Diego García), Pa’que violencia, Amor en América, Modern Minds, Tráfico, Abandono y Narconación, estas tres últimas coautorías con Avi Michael Jamgotchian.

Al César lo que es del César y a Ritmo Peligroso hay que reconocerle varias cosas, una de ellas es que fue de las primeras bandas de rock mexicano en hacer giras por Estados Unidos, una de ellas fue en 1987 en San Francisco, California, donde alternaron con el guitarrista Carlos Santana.

Fue la primera banda de punk que tocó en vivo y que grabó disco, por lo que debe reconocerse como la primera banda de fusión en los años 80. Cuando muchos aquí estaban con influencia extranjera y popera, Piro y la banda tocaban la rola de Marielito que en el año de 1984, que revolucionó el movimiento de rock en tu idioma, tratando de darle una identidad al rock mexicano con el disco En la mira, eso me lo conto el de viva voz.

En esta tertulia no podíamos dejar de hablar de ¡Avándaro! El Festival Rock y Ruedas de Avándaro (conocido como Festival de Avándaro o simplemente Avándaro) fue un festival de rock mexicano celebrado el 11 y 12 de septiembre de 1971 y es tema obligado. El llamado gran festival de Latinoamérica que, en mi muy humilde opinión, detuvo la historia del rock en México. En ese tiempo los grupos mexicanos de rock psicodélico que formaron parte del movimiento fueron once bandas: Los Dug Dug’s, El Epílogo, La División del Norte, Tequila, Peace & Love, El ritual, Bandido, Los Yaki con Marita Campos, Tinta blanca, El amor y Three Souls in My Mind. La número 12, Love Army, finalmente no actuó.

Imaginen ustedes, ¡respetable público!, a 250 mil personas reunidas. O dicho de otro modo, para poder dimensionar, es el equivalente a tres estadios Azteca llenos, un Woodstock dos años después de Woodstock en el Estado de México. Este fue el principio del fin: 12 horas de música de estas bandas bastaron para que el gobierno impulsara un veto para las disqueras de la radio y el no permitir conciertos durante una década, pero años más tarde surgiría Ritmo Peligroso y tiempo después festivales emblemáticos como el Vive Latino.

Una anécdota que definitivamente no me podía quedar sin saber es precisamente cuando cerrando la década de los 80, para ser preciso el 15 de diciembre de 1989, mientras Alejandro González Iñarritu era director de WFM se le ocurrió invitar a varias bandas al llamado primer concierto ecológico organizado por dicha estación de radio en la azotea del World Trade Center de Ciudad de México, donde interpretaron su canción emblemática Contaminado, de hecho Iñárritu le pidió a los radioescuchas que salieran a la calle y con espejos en mano los reflejaran al Sol para que supieran que los estaban escuchando y de repente habían miles de personas viendo ese concierto en vivo y con sus espejos destellando por toda la ciudad.

Hoy, a 45 años de distancia, Ritmo Peligroso es un referente en materia de rock en México y Piro ha sabido mantenerse en esta vorágine tecnológica, sin perder la esencia de su música. En este tiempo de pandemia se ha subido al tren de la digitalización y el 1 de julio de 2020 creó, con apoyo de su hijo Juan Pablo y su esposa Claudia Saavedra, el podcast ¿Cómo está la banda?, con unas tertulias entre amigos donde han desfilado Álex Lora, Cecilia Toussaint, los hermanos Fernando y Sergio Arau, Micky Huidobro (de Molotov), entre otros.

Con mucha más experiencia en todos los sentidos, tanto la banda como Piro aseguran que la espera y la paciencia es una parte muy importante de la vida del músico y eso lo plasma en el libro de poesía Sentido Contrario (Ala Ediciones, 2021), el cual mezcla el presente con la historia, incluye videos y canciones a través de código QR que le imprimen un estilo novedoso para consultar la música a través de un mamotreto.

Sobre el retiro de los escenarios, pregunta obligada, la respuesta es corta, simple, sencilla y llana: no está en sus planes.

La columna de esta semana ha terminado, pueden ir en paz a escuchar a Ritmo Peligroso.

Contacto: director@revistapuebla.com y @RayZubiri en todas las redes sociales.

Continue Reading

Opinión

Dichosos los pobres de espíritu; Eugenio Lira Rugarcía, Obispo de Matamoros

Published

on

By

IV DOMINGO ORDINARIO CICLO A

Dichosos los pobres de espíritu  (cf. Mt 5, 1-12)

Quieres ser feliz. ¿Verdad? Pero quizá veas que no es fácil. Porque aunque tengas salud, una familia bonita, buenos amigos y lo necesario para vivir, seguramente algún día te has preguntado: “¿Esto es todo?”.

Y es que nada en este mundo, por maravilloso que sea, llena totalmente, ni dura para siempre. San Agustín lo comprendió. Por eso decía: “¿Cómo puede ser bienaventurada nuestra vida faltándonos el bien único por el que vivimos bien?”[1].

Solo en Dios, que es el mismísimo amor, podemos ser total y eternamente felices. Para eso nos creó. Y aunque nos perdimos al alejarnos de él, envió a Jesús para que, haciéndose uno de nosotros y amando hasta dar la vida, nos rescatara de la cautividad del pecado[2], nos uniera a sí mismo[3], nos compartiera su Espíritu, nos hiciera hijos de Dios, y nos mostrara el camino para llegar a él.

Así lo hace a través de las bienaventuranzas, que son un estilo de vida que nos permite salir adelante y llegar a la meta. Un estilo de vida que él mismo ha practicado, y que comienza por ser realistas y reconocer que no lo sabemos ni lo podemos todo.

“Los que creen que ellos solos poseen una inteligencia superior a los demás –comenta Sófocles–, muestran solo la desnudez de su alma. Al hombre, por sabio que sea, no debe causarle vergüenza aprender de otros siempre más” [4].

Necesitamos de Dios, que todo lo sabe, que todo lo puede y que nos ama. Ese Dios que viene al encuentro de quien lo busca[5], a través de su Palabra, de la Eucaristía, de la Liturgia, de la oración y del prójimo.

Así recibimos la fuerza de su Amor para reconocer nuestros errores, arrepentirnos y mejorar, atreviéndonos, como dice el Papa, a compartir el sufrimiento ajeno[6], esforzándonos por ser misericordiosos, con un corazón limpio de egoísmos, envidias y rencores, y así, como dice san Ambrosio, en paz con nosotros mismos, ofrecer paz a los demás[7].

Claro que al igual que cuando nos decidimos a llevar una vida saludable tenemos que luchar con nosotros mismos, con incomprensiones de otros y muchas tentaciones, lo mismo sucede cuando queremos seguir el programa de las bienaventuranzas. Pero si perseveramos sin darnos por vencidos ni dejarnos vencer, saltaremos de alegría por el resultado. ¡Será nuestro el Reino de los cielos!


[1] Carta a Proba, 7, 14.

[2] Cf. Sal 145.

[3] Cf. 2ª Lectura: 1 Cor 1, 26-31.

[4] Antígona, Pehuén Editores, 2001, p. 18.

[5] Cf. 1ª Lectura: Sof 2, 3; 3, 12-13.

[6] Cf. Gaudete et exsultate, 76.

[7] Cf. 2ª Lectura: 1 Cor 1, 26-31.

Continue Reading

Espectáculos

El Confesionario: ¡Arriba las mujeressssss!

Published

on

By

Por: Ray Zubiri

Este 23 de enero celebro mi cumpleaños número 39, con 20 años ejerciendo este oficio del periodismo, el cual desde los 17 años de mi vida llamó poderosamente mi atención hasta hoy y espero tener facultades de ejercerlo hasta que el infierno se congele.

Esta semana quiero platicar de una serie que es estreno y lleva por nombre Contra las cuerdas, donde la temática, así como los personajes, huelen a perfume de mujer, dando de qué hablar sobre los prejuicios que rodean a las luchadoras.

Yo nací de una luchadora, sólo que ella no usaba máscara, por eso hoy hablo de este tema que apasiona a muchos mexicanos, en el que se aborda la maternidad, el empoderamiento femenino y todo lo que una persona tiene que pasar para salir adelante en el día a día.

Según la historia, la lucha libre en México existía desde 1863, pero la incursión de las mujeres se dio el 12 de julio de 1935 en la Arena México, donde participaron Mildred Burke, Natalia Vázquez – considerada la primera gladiadora mexicana– y también La Dama Enmascarada Magdalena Caballero –la primer luchadora en usar máscara y primera campeona nacional (1955)–.

La serie se basa en la historia de Ángela, quien se dedica a evadir las llaves que la vida le pone, tanto en el cuadrilátero como en su día a día. Aunque es una auténtica ruda, en realidad tiene un corazón de oro y está por enfrentarse a su lucha más desafiante: recuperar el amor de su hija Rocío.

¿Cómo lo logrará? Transformándose en un ícono de lo que Rocío más ama: la lucha libre. Así nace Novia Negra: la sorprendente y feroz luchadora que nos llevará a conocer que los retos de ser mujer en este deporte se parecen mucho a los de la vida real.

Este proyecto, de 10 episodios, es de los creadores de Madre sólo hay dos y Guerra de vecinos. Muestra la fuerza de diferentes mujeres, quienes bajo el lema “para cada llave, hay una contrallave” nos dejan claro que para cada problema hay una solución.

Presentando por primera vez en Netflix a Caraly Sánchez (Ángela), Scarlet Gruber (Dulce Caramelo), de la mano de la actriz y comediante Michelle Rodríguez (Josefina/Volcana Dormida) y Ale Ley (Sweet Petunia).

Idea original: Carolina Rivera.

Dirección: Fernando Sariñana.

Escrita: Carolina Rivera, Tobias Camba, Olfa Masmoudi, Cinthya Fernández Trejo, Carmen Castro, Carlos Tello de Meneses, José Luis Gutiérrez Arias, André Palaviccini.

Showrunners/Producción Ejecutiva: Fernando Sariñana, Carolina Rivera.

Productor Ejecutivo: Fernando Sariñana Rivera.

La Arena México, considerada la catedral mexicana de la lucha libre, en el barrio Doctores, de Ciudad de México, sirve de escenario para abordar las historias de estos personajes, que más que ficción son una realidad latente en nuestro país. La serie está ambientada en la alcaldía de Iztapalapa.

Las mujeres han logrado tener y ocupar lugares que antes eran impensables y la lucha libre no es la excepción, pero aunque el deporte ha sido inclusivo con ellas aún predominan las figuras masculinas.

Contra las cuerdas es una serie que, como todas, tuvo sus retos y uno de ellos fue precisamente el trabajo en el encordado, por lo que contaron con el asesoramiento de luchadoras como Ludark, Stephanie Vaquer, Therius, Diosa Nix, Brigit La Diosa Celta y Lady Apache.

Las mujeres han tenido que abrir brecha en muchos ámbitos y este no fue la excepción. En 1954, cuando era regente del Distrito Federal, Ernesto P. Uruchurtu prohibió la participación de las mujeres en la lucha libre, por lo que tuvieron que pasar tres décadas para que se volvieran a llevar a cabo funciones con ellas, mientras tanto sólo tenían presentaciones en ciudades de provincia.

Las luchadoras han ido escalando y también llegaron a la pantalla grande en 1962, con la película Las luchadoras contra el médico asesino, en la que participaron Martha “La Güera” Solís y Magdalena Caballero, a la que le seguirían La Dama Enmascarada, donde hacia acto de presencia Toña “La Tapatía”, Irma González y Chabela Romero. Y en 1966 fue lanzada Las Mujeres Pantera, con la participación de las luchadoras Betty Grey, Guadalupe Delgado y Marina Rey.

Fue el domingo 21 de diciembre de 1986 cuando las luchadoras tuvieron la oportunidad de regresar a los encordados en Ciudad de México, lo que esto marcaría un nuevo capítulo en la historia de este deporte.

Coincido en que las damas del cuadrilátero, como les llamaba el doctor Alfonso Morales (qepd) han sido pieza fundamental en la consagración de este deporte, a nivel nacional e internacional, es digno que también se les considere en series como esta.

La columna de esta semana ha terminado, pueden ir en paz Contra las cuerdas.

Contacto: director@revistapuebla.com y @RayZubiri en todas las redes sociales.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Trending

Revista Puebla Derechos Reservados © 2022